Un espléndido arcoiris nos visita en el atardecer del Día de Todos los Santos